Se ha producido un error en este gadget.

martes, 24 de junio de 2008

LOS PIES DE BARRO


El portal de Yahoo publica esta noticia de EUROPA PRESS:


24 de junio de 2008, 11h07
La crisis inmobiliaria y el alza del crudo reducen un 80% el superávit del Estado hasta mayo
MADRID, 24 (EUROPA PRESS)
El Estado registró hasta mayo un superávit de 2.722 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional (el 0,24% del PIB) frente al excedente de 13.592 millones obtenido en el mismo periodo del año anterior, lo que representa un descenso del 80%, según informó hoy el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña. La caída a la mitad del superávit hasta mayo se debe a la desaceleración de la economía española, principalmente en el sector inmobiliario. Además, el alto precio del crudo está produciendo aumentos en los costes empresariales y, por tanto, una merma en sus beneficios. [END] EUROPA PRES


Ya tras el debate entre Solbes y Pizarro manifesté mi extrañeza por la resistencia del primero a aceptar las propuestas de rebajas fiscales del segundo pese al superávit acumulado. Ahora se entiende. Nelson sabía que el gigante tenía los piés de barro, y sin embargo engañó a sus votantes como a chinos.

martes, 17 de junio de 2008

QUEDATE EN CASA


Con esta traducción al español se bautizó una serie americana de los años noventa, cuya banda sonora era una canción de R.E.M. del mismo título y pegadiza sintonía (”Stand in the place where you live”).

El protagonista, Chris Elliott, cuyo papel más memorable para mi gusto es el de amigo – mal amigo de Ben Stiller en la genial “Algo pasa con Mary”, el protagonista digo es un treintañón (treintañero más cercano a cuarentón) que vive todavía en casa de sus padres, y se dedica a repartir periódicos con su bici como si tuviera doce años. Cuando decide independizarse, en un arrebato del primer episodio, sus padres le animan e impulsan, de tal manera que una vez abandona el domicilio tiran la pared de su habitación para agrandar el cuarto de estar e impedirle cualquier retirada, cual Cortés quemando las naves.

En poco menos de quince minutos televisivos el inmaduro parásito se arrepiente de su decisión, y pretende regresar al hogar por todos los medios, hasta que se alcanza una solución de compromiso que le permite instalarse en el garaje, cerrándose el planteamiento de la trama de ulteriores episodios.

La batalla entre padres e hijo para defender unos y asaltar el otro el hogar familiar es de una tristeza hilarante, incluso para una comedia televisiva. Ya Danny de Vito afirmaba en “La guerra de los Rose” que la mayor parte de los problemas de la vida se resumen en dos: cómo hacer que se quede quien quiere marcharse, y cómo hacer que se marche quien quiere quedarse.

La prolongación de la permanencia en el hogar paterno más allá de cierta edad ha dado lugar a una literatura escrita y audiovisual abundantísima, y ahora es motivo de reclamo publicitario para un préstamo hipotecario que ofrece una de nuestras Cajas regionales señeras. El anuncio, ubicado entre otros lugares en pleno centro de nuestra calle Mayor, y con un tamaño considerable, presenta a un matrimonio de avanzada edad, aspecto abotargado y exagerado desaliño que más que arropar apachuja a un joven, no tan joven, que sostiene un cuenco de palomitas, entre resignado y apático.

No discuto que la imagen responde muy bien al mensaje del anuncio, y soy el primero en defender el sentido del humor, dentro de los límites de un cierto respeto, como herramienta intelectual en todos los aspectos de la vida. Tampoco pretendo arremeter contra una entidad a cuya provincia de procedencia debo mi infancia, que incluye recuerdos de la casa de su entonces futuro Presidente e hijos. Y entiendo, por último, que son otras circunstancias a menudo, y no la falta de madurez, las que obligan a algunos hijos a quedarse en casa hasta una edad avanzada.

Pero en una región, provincia y ciudad que se lo debe todo a nuestros mayores, el tratamiento de la imagen de los mismos podría y debería haber sido algo más respetuoso y cariñoso. Siquiera porque pese a toda su buena voluntad a menudo será ellos quienes más estén aguardando el ansiado momento de la emancipación de sus hijos, y no al revés.

Solucionar el problema consistente en cómo hacer que se marche quien quiere quedarse a veces es una tarea peliaguda. Que nos lo digan si no a los palentinos, que tenemos al Ayuntamiento a diario en periódicos y Juzgados, pero seguimos sin dar con la fórmula para emancipar a nuestro hijo predilecto.


P.D. Al parecer como se aprecia en la fotografía el título americano era "GET A LIFE" que podría haberse traducido al castellano como "Tío, búscate la vida".

lunes, 9 de junio de 2008

NO NOS TOCA NI LA PEDREA


El B.O.E. de 7 de junio pasado publicaba el REAL DECRETO 953/2008, de 6 de junio, por el que se crean 126 Juzgados y 20 plazas de Magistrado en Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales correspondientes a la programación de 2008.


Pues bien, no es ya solo que en Palencia no caiga nada, lo triste es que no cae tampoco ningún Magistrado para la Sala de lo Contencioso de Valladolid, con la falta que hace. Y que salvo un par de Juzgados en Valladolid y Salamanca, en Castilla y León se ve que no debe faltarnos de ná.

jueves, 5 de junio de 2008

LA MUJER DEL CESAR

Según relata Plutarco en sus "Vidas paralelas", un patricio romano dueño de una gran fortuna y dotado con el don de la elocuencia estaba enamorado de Pompeya, la mujer de Julio César.
Tanto que durante una fiesta el patricio entró en la casa de César disfrazado de ejecutante de lira, pero fue descubierto, apresado, juzgado y condenado por la doble acusación de engaño y sacrilegio.
Debido a ello, César reprobó a Pompeya, a pesar de estar seguro de que ella no había cometido ningún hecho indecoroso y que no le había sido infiel, pero afirmando que no le agradaba el hecho de que su mujer fuera sospechada de infidelidad, porque no basta que la mujer del César sea honrada sino que también debe parecerlo.
Aunque cierta Magistrado de la más alta instancia judicial de nuestro país pretenda ignorarlo, con el apoyo empático de algunos de sus compañeros que a diario cometen semejantes imprudencias.