Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 12 de junio de 2011

ARRIBA Y ABAJO

Arriba la democracia representativa, la fiesta de la toma de posesión de la nueva corporación municipal. Abajo, la conciencia crítica, la protesta, la indignación.




Ayer sábado a las doce de la mañana se constituía el pleno de la corporación municipal para la siguiente legislatura. El salón de plenos de nuestra casa consistorial, normalmente huero de asistentes, acogía desde las once a los primeros familiares y amigos de los nuevos -y antiguos- concejales. Galas y trajes nuevos, zapatos lustrosos, caras lavadas y recién peinadas. Ambiente festivo tras doce años consecutivos de mandato socialista.



Los últimos serán los primeros, comentaba con acierto un asistente al comprobar que, tras la espera, los llegados al final ocupaban un lugar adelantado, obstaculizando la vista a los demás.



Ronda de juramentos y promesas. Frases reiteradas con emoción o solemnidad. Incluso una aportación adicional “en beneficio de los ciudadanos”-



Abajo, ajenos a los guiños de complicidad del concejal minoritario, los concentrados asamblearios del movimiento 15M, en número inferior a su propio nombre, reiteraban sus consignas coreando con fruicción “¡que no, que no, que no nos representan!” y lindezas de peor gusto, por indiscriminadas y faltas de todo fundamento o tan siquiera reflexión.



Arriba, la mesa de edad. Abajo, los concejales electos, incluidos los alcaldes electo y cesante. La juventud y la madurez conducen el proceso de la toma de posesión. Votación secreta, escrutinio escueto, proclamación: la ciudad tiene un nuevo alcalde, por fin.



Gascón trenza un discurso basado en su programa, algo excesivo para la ocasión, más apropiado para el público entregado de un mitin electoral. Gallego muestra los dientes entre excusas y advertencias, se rebaja desde abajo a fintar y amenazar. Pierde una última y magnífica ocasión de contenerse y le reprocha a “su” ciudad haberle dado una mayoría tan larga al adversario. Polanco, en fin, no hace aprecio, sin desprecio, enarbola con orgullo y alegría sus proyectos y con hidalga donosura se guarda las pilas en el bolsillo. Prefiere tirar del ordenador.



Unos abajo, y otros arriba.

2 comentarios:

Txomin Pérez dijo...

Continente: Bueno, bueno... ¡pedazo cambio de diseño! Se me queda un poco estrecha la columna de tu texto... pero buen cambio a mejor.

Contenido: Que el Enrique "contento" por los cambios... no haga diluirse al Enrique "vigilante" ante quien nos gobierna (que es el que me gusta).

Un abrazo. Txomin

WALDEN dijo...

gracias por todo, ¡casi se me olvida que me tienes vigilado!