Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Ayvóo, ayvóo, ayvó, ayvó, ...



Ahora sí va en serio, se acabaron las excusas del final de vacaciones y de los casetolines. Todos al tajo sin rechistar, sin depresiones urbanas ni sindromes postvacacionales que valgan. Ayvóo.


A ver si se llevan las casetas de una vez, que esto de venir por la mañana y encontrarlas medio desmontadas en las calles da un mal rollo que te pasas. Han pasado los festejos sin pena ni gloria, ni el Miski me ha dado una misera alegría con sus bocatas, al parecer su intervención más sonada en la Feria fue tirarle el reloj a Enrique Ponce (supongo que no lo tomaría a mal, ni pensaría que el apasionado aficionado que otros años le arrojara todo su manojo de llaves -verídico- quisiera decirle sutilmente que le había llegado la hora). En fin, yo he salido bastante bien parado, ninguna ingesta excesiva de casetopinchos y una sola salida entre semana, grata al fin y al cabo por la compañía y el feliz descubrimiento -por mi parte, ya sé que la pólvora está descubierta ya- de la nueva, por renovada y por cercana a la novelle, cocina del TOUCHARD, cuyo menú de degustación recomiendo encarecidamente. Sabia y sensata apuesta la de estos jóvenes restauradores que están reviviendo un antiguo local con sus modernas artes culinarias, esperando espero reinvertir poco a poco sus eventuales beneficios para irlo convirtiendo en un marco más acorde con las obras de arte que presentan. Y puestos a hacer publicidad by the face, una nueva recomendación y termino, que no os quiero distraer aunque es materia apropiada, solo deciros que la opulenta cigarrera de la lencería AMICA, sita en la bocaplaza del Mercado de esta capital, porta en su bandeja algo más que tabaco y cerillas, oficiando como Suma Sacerdotisa y custodio de ciertos exóticos y misteriosos tesoros que harán discretamente las delicias de palentinos y palentinas todavía en vías (o tal vez cuestas) de liberación sersuarrrl, Dios lo quiera porque como dijo no se quien lo que hace falta es j ... menos y f ... más. Ale, lo dicho, ayvóooooooooooo!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ciertamente es un descubrimiento la apuesta innovadora y sugerente del tradicional Touchard.
Me sumo a su recomendación gastronómica.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Querido administrador del blog, se te echa de menos, no te animas a postear?