Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Cigüeñas


Estas últimas tardes de septiembre las he ido viendo llegar a última hora. Avanzan lentamente desde el páramo en bandadas de treinta o cuarenta, con su lento y constante aleteo. Parecen enormes galeras, cortando el viento a golpes de tambor e impulsos de sus bancos de remeros. Vuelven con el buche repleto, de topillos ahítas, pintando de blanco y negro el cielo.

Regresan a una ciudad que es la nuestra y no lo es, a la ciudad de los tejados de aquella donde la gran cigüeña blanca contemplara la pérdida prematura del infante real. Y nos contemplan desde los pináculos de la Catedral, desde las torres de San Miguel y de la Diputación, desde las afiladas antenas de telefonía, y quien sabe qué dirían de nuestras estúpidas disputas, de nuestras ridículas ambiciones, de nuestras dichas y desdichas, si tuvieran la suerte – o desgracia – de saber hablar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Por supuesto que saben hablar, pero nosotros somos tan estúpidos que somos incapaces de entenderlas.